lunes, 23 de noviembre de 2009

Noviembre sin ti...

Pensar en lo difícil que era para mí tener que ver solo tu imagen en una parte de un recuerdo mío me mataría por siempre.
Pensar, que sería difícil el que no estés cuando despierte era tan extraño como pensar en un Noviembre sin ti.
Escucho tu voz y sigo mirando alrededor, pero al fin, ya supe que te irías, y aunque al buscar a quien contarle eras tú quien aparecía a la mitad del camino, era lo que yo ya menos quería; y es que pensar que ya la única persona que podía hacerte suspirar el alma de mil maneras, ya no está.
Es cierto, jamás iba a decirte que te amaba tanto como no decírtelo y jamás lloraría por algo que no quería, y que ni una lágrima pudiese endulzar un café tan amargo.
Y es que cuando al espejo me miro y no puedo odiarlo porque dicen que odiar es darle demasiada importancia a algo que no lo merece.
Y con el pasar del tiempo me dolía la imaginación de tanto pensarte, y ya no me pregunto por qué no estás. Seguiré siendo un alma libre acompañada, caminando en una noche estrellada, aunque pague los caprichos de un cupido y tarde por quererte en olvidarte, mil noches; pues solamente quería querer quererla.
Hoy sigue siendo difícil vivir Noviembre sin ti.

2 comentarios:

Damian dijo...

es dificil volver a comenzar pero es mejor dejar el pasado para reinicar y reparar un alicaido corazón

Neuromante dijo...

el mejor homenaje a quiene se han ido es seguir viviendo...