domingo, 6 de diciembre de 2009

Madre, sólo hay una

Este post nace de una conversación con una amiga, ayer sábado por la noche, cuando vivió lo que muchos hemos alguna vez vivido, la voz de nuestra madre cuando dice “Soy tu madre y he dicho que no”; sirviendo esto para ponerle punto final a tus intenciones de salir y tener la gran juerga.

De esa frase salió una conversación que duró cerca de tres horas y donde recordamos algunas de las frases que son típicas de las madres; aunque claro, de esto se habló mucho y hasta recuerdo en alguna oportunidad yo, haber hecho un programa con esto.

Las madres suelen ser exageradísimas, yo recuerdo alguna vez, llegar algo tarde y mi madre en la ventana de la casa esperando con cara de miércoles y claro, cuando me vió llegar, se metió y esperó a que entrase para soltar el rollo: “AH!!! Qué bonito!!!... éstas son horas de llegar?!!!, claro que yo iba a contestarle que no, pero la discoteca cerró temprano. Y generalmente no te llaman por tu nombre sino te dicen… “Oiga Jovencito, le estoy hablando”. Cuando están algo más desesperadas empiezan con “te estuve llamando al celular y no respondes. Qué te cuesta avisar. Ya iba a llamar a la comisaría y a los hospitales!!!!”. Bueno, la próxima me iré a tonear ahí a ver si los tonos son buenos. Y si tomaste, lo primero que anexan a la cuadrada es: “Claro.. encima llega oliendo a trago, a borracho”… Y qué quería mi vieja? Que llegara oliendo a jazmines en el pelo y rosas en la cara?? (mm.. saoo, buses chola).

También , recuerdo que me hayan dicho, claro luego que digan que estaba yo a punto de provocarle un ataque al corazón. “Claro, seguro lo que quieres es matarme, mejor clávame un cuchillo de una vez” y luego de eso “!Oiga esto no es un hotel, y mientras viva bajo este techo, respetará las reglas de la casa!”. Y siempre se concluye con la misma frase “ estás castigado, que sea la última vez que lo haces”.

Cuando comíamos en casa, uno de mis hermanos era muy problemático para comer y recuerdo que mi madre cuando él decía que algo no le gustaba replicaba: “!Tú sabes cuántos niños en los pueblos jóvenes comerían gustosos ese plato de lentejas que tienes ahí?. O claro, era típica la frase; “Ya te llenaste?, Claro si solo tomas agua y agua. De ahí no te paras hasta que no hayas terminado todo”. Mi madre también cuando ya iba a salirse de las casillas miraba al techo y exclamaba…”Qué hice yo para merecerme esto?!!!, Perros, en la próxima vida tendré perros”. Alguna vez recuerdo que luego de haberle manchado la finísima alfombra persa con un tinte me miraba con ojos algo perdidos diciendo: “Reza por que esta mancha salga sino.. ay dios”. Y cuando llegaba el momento del golpe, hacía un mea culpa y solicitando el perdón divino exclamaba “Esto me va a doler más a mí que a tí”… y zasssss miércoles… correazo. Y si empezabas a llorar antes del golpe decía: “No llores, que aún no te doy razones para que lo hagas!”.

Mi amiga me decía que por ejemplo su madre, tan linda ella, le decía de todo cada vez que se pegaba al nextel. “Oye carajo, si acabas de hablar con ella, suelta ese teléfono de una vez”. O cuando llegaban a recogerla, su madre, le decía. “A ver dale los teléfonos de las personas con las que sales”, “Diles que entren, quiero ver con quienes sales”. Y si es que hacía ya entrar al chico (seguro algún afanador), tiene que aguantar el ramillete de frases de la madre. “Quién es Usted, jovencito?”, “Qué hace por la vida, a qué dedica el tiempo libre?” “A qué hora la piensa traer?” y otras preguntas y frases que obvio, pondrían en pánico a cualquiera. Su madre dice que alguna vez le contestó cuando ella le pidió permiso para salir “Anda pídele permiso a tu padre”.. y ella le contestó “ pero mamá si papá murió hace 5 años” … “ah!!! No me levantes la voz, soy tu madre, dije que le pidas permiso y punto”.

Mi madre por cierto, a veces, y sobretodo cuando mi enamorada no le caía bien, tenía la certeza de lanzar la “bala” para joder. Podía decir en algún momento. “¡Hijo te llamo la ex, dice que la llames”. Ó “Ah hijito, hoy me encontré con tu ex, se le ve regia, no sé por qué terminaron”. También, ella, una noche cuando salía con una ex, se le ocurrió decir la frase: “Te habrás puesto calzoncillos limpios por si acaso no?”

Sin duda, alguna vez pensamos que joden pero que sería de nosotros sin ella. Eso sí, gracias a Dios, madre, sólo hay una.

3 comentarios:

lenika dijo...

¡que grande! y que razon, todas las madres nos han dixo eso alguna vez, bueno muchas veces jeje

un besazo

Paloma dijo...

que genial!
he visto tanto a mi madre pues
jajajaja

lenika dijo...

acabo d emepzar una historia...espero q t guste, ya m diras que t parece

un besazo!